Lager

Esta cerveza, la más conocida y consumida en el mundo, debe su nombre a los almacenes (Lager, en alemán), o mejor dicho, a las bodegas, donde los maestros cerveceros bávaros tenían la costumbre de conservar hasta la primavera las cervezas elaboradas a finales de otoño.

El frío propio de la estación y el de las bodegas permitía a ciertas levaduras continuar su trabajo dando así nacimiento a cervezas más puras y de mejor calidad. Todavía hoy, el color de estas cervezas es de un hermoso dorado brillante, la espuma fina y persistente, y el volumen de alcohol se mantiene alrededor de 4 o 5 %. 

Fuente: Cervezas de todo el mundo Enciclopedia práctica – Simone Pilla