Los vinos espumosos tienen diferentes niveles de presión que afectan nuestra percepción de su sabor. Cuanto mayor sea la presión, más finas serán las burbujas. Estos son algunos términos aceptados para el vino espumoso en términos de presión de burbujas:

Beady: un vino embotellado con <1 atmósfera adicional de presión (14,7 psi). Aparecen burbujas en los lados de la botella (o copa) cuando se abre el vino.

Semi-Espumoso: un vino con 1-2,5 atmósferas (14,7-37 psi) de presión que es ligeramente espumoso.

Espumoso: los vinos burbujeantes con 3 o más atmósferas pueden etiquetarse como espumosos.

Fuente: winefolly.com